Esta página web utiliza cookies para garantizarle una mejor experiencia en nuestro sitio web.
Al continuar navegando en esta página web, usted acepta el uso de cookies. Para más información aquí

Weber Saint-Gobain - Official website of the company

Cómo obtener una excelente calidad del aire interior en casa y no enfermar en invierno

Cuando llega el invierno, a pesar de gorros, guantes y botas, que supuestamente nos protegen del frío, nos gusta más estar en casa. Cubrimos nuestras caras con bufandas para escapar de los gérmenes de los resfriados en el transporte público, oficinas, etc.

Es evidente que durante estos días preferimos quedarnos en nuestra casa cálida y a resguardo  de las gripes invernales. ¡Pero cuidado! Como dijo Mark Twain: "No es lo que no conoces lo que te da problemas. Es lo que conoces con seguridad, que en realidad no lo conoces tanto".

Es decir, nuestras casas no tienen porqué ser tan seguras como creemos, y esa puede ser la razón principal por la que nos resfriemos o incluso enfermemos de forma más grave, como bronquitis, asmas, etc...

Afortunadamente, todo esto se puede evitar. Siguiendo estos sencillos pasos, obtendremos una excelente calidad del aire interior, y no enfermaremos tan facilmente.

¿Te ha gustado este post?

Si todavía no tienes cuenta en Mi Espacio Weber regístrate para recibir más publicaciones como esta.

Artículos Relacionados

Si estás interesado en artículos relacionados con el confort ambiental y con la mejora de la calidad del aire, haz clic en

- Atmocare

1. Pásate al verde

¿Alguna vez te has preguntado por qué a la mayoría de las personas les gusta tener plantas en casa? Bien, no es solo por decoración; realmente actúan como purificadores naturales del aire. Llevando constantemente un oxígeno fresco y limpio a las habitaciones, la vegetación aumenta la calidad del aire interior. De hecho, de acuerdo con su investigación sobre la calidad del aire, la NASA recomienda colocar al menos una planta por 100m2 de espacio en casa. Por supuesto, algunas plantas funcionan mejor que otras para mejorar el nivel de aire. En general, la palma de bambú, el espatifilo, las sansevierias, Chlorophytum, ficus benjamina y las palmeras de hoja ancha y estrecha son más adecuadas para las casas. Además, para las personas que desean ser más exóticas, dracaena marginata, aloe vera y los crisantemos son también una buena elección.

Si tienes una mascota en casa, asegúrate de que tus plantas no sean tóxicas a fin de no provocar daño alguno a tu leal amigo de cuatro patas. Por supuesto es obligado un adecuado "mantenimiento" a fin de no resultar contraproducente y, en realidad, empeorar la calidad del aire. Así pues, mantén los substratos frescos, regándolos como te le hayan aconsejado, y coloque las plantas en el lugar correcto en casa a fin de reciban suficiente luz del sol. Si es lo suficientemente afortunado de tener un balcón o alféizar de ventana, cultivar hierbas puede ser otra opción útil y verde que proporciona una gran calidad de aire y decora tu casa. Comience con perejil, menta o tomillo para aumentar la confianza en su buena mano para las plantas.

2. Mantener la casa limpia

La intuición nos dice que una casa limpia es buena para nuestra salud, pero de vez en cuando necesitamos un pequeño recordatorio para hacer que nos pongamos a hacer el trabajo con más regularidad. Por ejemplo, uno de los mayores beneficios de la limpieza es que reduce los contaminantes en el aire, tales como el polen, los ácaros del polvo, el moho o la caspa de los animales. Esto a su vez ayuda a saludable durante el invierno y también más allá, dado que dejar que estos contaminantes permanezcan en su casa puede provocar daño crónico como, por ejemplo, alergias y asma. Los mejores consejos de limpieza para el invierno son:

Suelos

  • Pase la aspiradora por los suelos y las alfombras más a menudo de lo habitual, al menos una vez a la semana, utilice un dispositivo equipado con un filtro HEPA.
  • Pase la fregona después de pasar la aspiradora. En caso de que tenga suelos de parqué, asegúrate de secarlos con una toalla después para mantenerlos en el mejor estado.
  • Compra una alfombrilla para el suelo y no olvide limpiarla todos los meses.
  • Pide a los invitados que se quiten los zapatos y que se pongan en su lugar babuchas que usted les ofrezca, esto debería evitar que los contaminantes entren en su casa y que se propaguen por toda ella.

 Ropa de cama, muebles, electrodomésticos 

  • Ocúpate en particular de tu dormitorio: lava las sábanas, cubrecamas y edredones dos veces a la semana y usa un buen detergente.
  • Cubre tu sofá de la sala de estar con una sábana y límpiela también regularmente. Si realmente no puede vivir con esa solución, asegúrese entonces de limpiar su sofá cada dos semanas.
  • Mantén la cocina y el baño limpios dado que son importantes fuente de acumulación de bacterias. Quita la grasa de las bandejas del horno y de los hornos, no deje los platos sin limpiar y airea el baño después de la ducha para evitar el moho.

Deja entrar el aire limpio y saca los malos productos químicos

  • Ventila las habitaciones regularmente. Aunque haga frío fuera, merece la pena abrir las ventanas unos minutos al día.
  • Si eres fan de la limpieza en seco, mantén la ropa colgada en el garaje, balcón o jardín durante unas horas antes de meterlas dentro. Esto evitará que los productos químicos producidos en el proceso de lavado en seco, como los formaldehidos, entren en casa.

3. Haz revisiones regulares de mantenimiento

Los sistemas de calefacción y de aire acondicionado hacen que nuestras vidas diarias sean más agradables, manteniendo una temperatura óptima en las habitaciones, pero no permitas que sean una fuente de propagación de polvo, polen, pelo y otros contaminantes en casa. Por ello, haz revisiones regulares de los sistemas, cambia los filtros de vez en cuando y limpia los conductos de aire. Actualmente la mayoría de los filtros y conductos pueden limpiarse fácilmente. Por ejemplo, retira la suciedad frotando con alcohol, y si los conductos de ventilación están cubiertos de moho, puedes simplemente utilizar una solución de peróxido de hidrógeno y agua.

4. Gestiona la calidad del aire de forma proactiva

Evidentemente, uno de los mejores modos de obtener una gran calidad del aire es medirla y gestionarla continuamente. Utiliza un medidor de la calidad del aire para obtener una indicación del nivel de contaminación de su casa. Si observa malos resultados, utiliza purificadores de aire o difusores de aceites esenciales.

  • Purificadores de aire

 Son excelentes dispositivos, dado que retiran los alérgenos, partículas dañinas y olores desagradables. Las personas que viven en su casa y que sufren de asma, alergias o que son más sensibles a los productos químicos o los contaminantes lo agradecerán especialmente. Para mejores resultados busque purificadores que incluyan rejillas de recogida de polvo cargadas electrostáticamente, filtros HEPA y filtros de carbón activado.

  • Difusor de aceite esencial

Algunas personas pueden asociar los difusores de aceites esenciales con decoración esotérica de la casa, adivinos, varillas de incienso y otras cosas exóticas no demostradas. No obstante, estos dispositivos infravalorados limpian el aire de virus y bacterias y añaden el olor agradable que prefieras a tus habitaciones. Algunos de los aceites esenciales más populares y efectivos incluyen el limón, la lavanda, la menta, el eucalipto y el jengibre. Para los puristas, es incluso posible hacerse uno mismo aceites esenciales. En cualquier caso, si vives con niños, asegúrate de colocar el difusor en un lugar al que no puedan llegar.

  • Gestiona la humedad

Un componente esencial de la calidad de aire es el nivel de humedad, dado que afecta a la salud notablemente y puede producir moho. A fin de mantenerlo controlado, utiliza un higrómetro para medir el porcentaje de humedad en tus habitaciones. El nivel óptimo deberá estar entre el 40 y el 55%. Si ves que tus valores están fuera de ese rango en una habitación específica, intenta mantener abiertas las puertas de la habitación para permitir que haya una mejor circulación de aire. Si esto no resuelve el problema, considera comprar un humidificador. En cualquier caso, no olvides hacer revisiones regulares del moho cada año para estar seguro.

5. No escojas el camino fácil

"Recuerda, el camino fácil a veces se convierte en el difícil, y el camino difícil a menudo se convierte en el fácil". Esta cita puede aplicarse a la mayoría de las cosas en la vida y también a la calidad del aire de tu casa. Ciertamente tenemos poco tiempo, así que, ¿por qué molestarse en mejorar la calidad del aire en su casa con trabajo duro cuando siempre puede comprar productos químicos para pulverizar en tus habitaciones? Bien, como puedes haber adivinado, este es un gran problema de salud. Los ambientadores de habitaciones, pulverizadores, productos sintéticos de limpieza y productos similares con fragancias al principio pueden parecer efectivos, pero también propagan varios compuestos químicos por su casa que usted y su familia estarán inhalando. Muchos de estos productos químicos son, en efecto, venenosos, y pueden provocar dolores de cabeza, estornudos o irritaciones de los pulmones, gargantas, ojos y más. En casos extremos, pueden incluso llevar a enfermedades crónicas como el cáncer. Como resultado de ello, la mejor solución para mejorar realmente la calidad del aire y su salud en invierno efectivamente es evitar las fragancias y elegir productos naturales no tóxicos en su lugar. Una solución muy común para eliminar la grasa y la suciedad de los suelos y de la cocina es utilizar una sencilla solución de vinagre y agua.

Para resumir, la calidad del aire es muy importante para tu salud, en particular en invierno cuando tenemos que luchar contra mayores niveles de gérmenes y bacterias en el exterior. Afortunadamente, es más fácil de lo que crees obtener aire limpio circulando regularmente por tus habitaciones. Además, ni siquiera tendrás necesidad de arruinarte en el proceso. Pásate al verde introduciendo algunas plantas en su casa. Mantén la casa limpia y ventila regularmente. Mide la calidad del aire y los niveles de humedad y gestiónalos con ayuda de purificadores de aire, difusores de aceites esenciales y humidificadores. Haz controles regulares para mantener los filtros limpios y asegúrate de que no hay moho en casa. Por último, no escojas el camino fácil utilizando productos químicos tóxicos y, en su lugar, opta por productos de limpieza naturales. Utilizando todos estos sencillos pasos, harás de tu casa un verdadero bastión de invierno donde podrás retirarte y recargar energía a fin de permanecer sano y contento hasta la primavera.

¿Necesitas asesoramiento?

Si deseas más información acerca de cualquiera de nuestros productos o servicios, puedes contactar con nuestros Asesores del departamento serviplus a través de los siguientes canales, y atenderemos amablemente tu solicitud: 

Icono línea 900

Puedes llamarnos a la Línea de Consulta Gratuita 900 35 25 35, en horario de lunes a viernes de 8.00 a 13.00.

Icono Email

Puedes escribirnos un correo eletrónico, y en menos de 24 horas daremos respuesta a tu consulta a la dirección desde la que nos escribas. 

Icono formulario contacto

Puedes rellenar nuestro Formulario de Contacto, con tus datos de contacto y tu consulta, y te atenderemos en menos de 24 horas.