Esta página web utiliza cookies para garantizarle una mejor experiencia en nuestro sitio web.
Al continuar navegando en esta página web, usted acepta el uso de cookies. Para más información aquí

Weber Saint-Gobain - Official website of the company

Cómo mejorar la calidad del aire interior y reducir su contaminación

Todos los humanos necesitamos respirar aire limpio. Vivimos en un mundo cada vez más urbanizado, la calidad del aire y su contaminación son aspectos muy reñidos. Sin embargo, asumimos que el aire contaminado lo encontramos en el exterior en forma de esmog, la destrucción de la capa de ozono o esa neblina amarillenta en el aire. Y dentro de las casas, sin embargo, el problema se vuelve invisible y en la mayoría de los casos se ignora, aunque la calidad de este aire interior es algo que nos toca a todos nosotros.

Pasamos casi un 90% de nuestro tiempo en los espacios interiores, somos inconscientes que el aire que hay dentro de nuestras casas, oficinas, escuelas y edificios puede estar más contaminado que en el exterior. Para muchos de nosotros el riesgo para nuestra salud en espacios interiores puede ser mucho mayor que en el exterior debido a la exposición de los productos químicos, elementos contaminantes, alérgenos y partículas. Los niños, personas mayores o personas que padecen enfermedades crónicas serán las más susceptibles a la contaminación interior y muchas veces son los más expuestos. Actualmente las casas se construyen de forma en que los contaminantes fluyen en el interior, por tanto todos estamos bajo este riesgo.

¿Te ha gustado este post?

Si todavía no tienes cuenta en Mi Espacio Weber regístrate para recibir más publicaciones como esta.

Artículos Relacionados

Si estás interesado en artículos relacionados con el confort ambiental y con la mejora de la calidad del aire, haz clic en

Atmocare

- OMS

La buena noticia es que cuando se entiende la problemática que hay con la calidad del aire interior y contaminación, hay acciones que ayudan a reducir la contaminación y mejorar su situación. Hemos recopilado una serie de consejos para mantener la buena calidad del aire en las casas, oficinas y los demás espacios interiores. Aprenderemos estrategias efectivas para reducir la contaminación de aire en sus interiores eliminando fuentes contaminantes, mejorando la ventilación e identificando las oportunidades de filtración.

¿Cómo el aire interior se vuelve contaminante?

Acorde a las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), dos millones de personas fallecen cada año por partículas pequeñas en el aire. Sabemos que un aire interior más limpio mejora nuestro bienestar y aumenta la productividad en el lugar de trabajo pero, antes que nada, ¿cómo se hace para que este aire que hay dentro de nuestras casas y oficinas quede contaminado? La Agencia de Protección de Medio Ambiente ha incluido en sus listas tres categorías de contaminantes cada uno de los cuales pueden crear problemas de salud graves si uno viene expuesto a él lo suficiente.

  • Los contaminantes de combustión: Se trata de gases o partículas invisibles como el monóxido de carbono y el dióxido de nitrógeno y que vienen relacionados en la mayoría de los casos con la forma en la que calentamos nuestros espacios internos. Estos contaminantes tienen su origen en los materiales que se queman, los calentadores ambientales, estufas de leña y gas, hornos y calentadores de agua junto con las chimeneas. La ventilación afecta mucho los niveles de la contaminación originada por la combustión. Otros factores son su instalación, mantenimiento y el combustible de estos equipos.
  • Compuestos Orgánicos Volátiles: Compuestos orgánicos volátiles (COV) es un tipo de compuestos químicos orgánicos. Se desprenden como gases de los sólidos o bien de los líquidos. Muchos productos de uso doméstico populares desprenden COV: productos de limpieza y desinfectantes, pinturas, barnices, materiales de construcción tratados y muebles, pesticidas, adhesivos, fragancias sintéticas y ambientadores, productos de limpieza en seco y materiales textiles limpiados en seco, alfombras, disolventes, cosméticos y productos de higiene. Los COV más comunes son la acetona, el benceno, el etilenglicol, el formaldehído, el cloruro de metileno y el percloroetileno.
  • Factores desencadenantes de alergias y asma: Las personas que padecen alergias o problemas respiratorios son las más susceptibles, pero todos podemos estar afectados por cualquiera de los elementos siguientes: moho, ácaros del polvo, polen, humo y caspa de animales domésticos. El moho afecta normalmente a los cuartos de baño, sótanos y a los dormitorios ventilados de forma inadecuada en donde el polvo, los ácaros y el pelo y caspa de animales pueden encontrarse en materiales textiles, en el suelo y los muebles.

La importancia y los beneficios de un aire limpio en los interiores

Existen partículas finas de tamaño microscópico en el aire que pueden penetrar muy adentro de nuestros pulmones. Irritan el tejido, causan inflamaciones y empeoran las enfermedades respiratorias y circulatorias ya existentes.  Una exposición a este tipo de partículas finas pueden afectar la respiración e incrementar riesgos de ataques de asma, ataques cardíacos y otras enfermedades serias. A su vez, una menor exposición a estas partículas finas y una mejor calidad en el aire pueden reducir estos riesgos y alargar la esperanza de vida. El grupo de personas más vulnerables a los efectos de la contaminación con partículas finas son los niños, personas mayores y las personas que sufren asma o problemas cardíacos. Los beneficios serán mayores para ellos, sin embargo todos podemos aprovecharnos del aire limpio en el interior.

Como conclusión es que la exposición al aire interior contaminado puede tener una serie de serios efectos negativos para la salud: muertes prematuras, aumento de ingresos hospitalarios, más ataques de asma, bajo peso al nacer y enfermedades respiratorias y cardíacas. El aire interior limpio está asociado con una reducción sustancial del riesgo de morbilidad y mortalidad relacionada con las partículas, así como la mejora en la concentración, sueño y calidad de vida.

Pasos a seguir...

A continuación te mostramos unos consejos a seguir para reducir de forma significante la contaminación del aire interior y mejorar la calidad del aire en tu hogar o en el trabajo.

1. Medir las emisiones contaminantes

Para aprender cómo intervenir en el entorno y qué medidas a seguir, podemos medir la calidad del aire interior. Existen sensores y otros equipos que pueden medir los niveles de los COV y evaluar el nivel de contaminación por partículas. Adicionalmente se puede recurrir a la asistencia profesional para verificar los sistemas de ventilación de los electrodomésticos de las casa u oficinas. Existen kits que pueden informarte sobre ciertos alérgenos en muebles y suelos.

2. Limpieza

Una acción obvia y efectiva para mejorar la calidad del aire y el ambiente es limpiar de forma regular nuestras casas u oficinas. Es importante eliminar el polvo en casa dado que los agentes químicos y los alérgenos pueden acumularse en el mismo.

  • Utiliza un aspirador con filtro de alta eficiencia para eliminar partículas contenidas en el aire (HEPA) con filtros desechables, acción de succión fuerte e, idealmente, con cepillos giratorios. Aparte de los suelos y las alfombras, se deberían limpiar las paredes, bordes de alfombras, muebles tapizados y cualquier sitio en el que pueda acumularse el polvo. Limpia de forma regular su filtro y limpia tu casa con el aspirador dos o más veces cada semana.
  • Fregando los suelos recogerás el polvo que haya podido dejar tu aspiradora. Mopas de microfibra y trapos para el polvo atrapan el polvo y la suciedad de forma eficiente de forma que puedes reducir el uso de jabón y otros productos de limpieza o bien incluso no utilizarlos.  
  • Mantén la suciedad fuera con felpudos colocados a la entrada de tu casa u otro espacio de interior. Un felpudo reduce el volumen de polvo y otros contaminantes que los visitantes traen. Si consideras preciso, la gente debería quitarse los zapatos y dejarlos en zonas lugar previsto para ello.
  • Los suelos que son aptos para ser limpiados mecánicamente ayudan a luchar contra los alérgenos y los ácaros. Se deberían limpiar las almohadas, sábanas y edredones una vez por semana para reducir la exposición.

3. Agentes químicos

Muchos productos emiten gases y COV nocivos. Mira los agentes químicos que contienen los productos nuevos que compras y también qué componentes se han utilizado para la construcción, la decoración y el amueblado de tu entorno.

  • Escoge productos que no tengan fragancias o aquellos que se han aromatizado de forma natural. Las fragancias sintéticas emiten elementos químicos y gases.
  • Evita productos en aerosol.
  • Pasa a utilizar productos de limpieza suaves, sin fragancias artificiales.
  • Evita los ambientadores de centros comerciales. Utiliza zumo de limón, rodajas de limón o el mismo limón o lavanda para darle fragancia a tu habitación. Pon bicarbonato sódico en un recipiente pequeño para ayudar a eliminar olores en tu frigorífico o en la estantería de los zapatos. No utilices bolas químicas para las polillas.
  • Evita productos de plástico o derivados de petróleo. Los productos suelen pasar sólo los tests de irritación cutánea y pocos de inhalación. Los ftalatos es un grupo de productos químicos usados en las fragancias y también para ablandar plásticos.
  • Haz entrar aire fresco de forma regular. Si es necesario, utiliza un sistema de filtración para no dejar entrar los alérgenos. Los filtros para el aire acondicionado deberían tener un mantenimiento y ser limpiados de forma regular.

Para mejorar más la calidad de aire en los interiores evita pinturas tóxicas que emiten gases y compuestos peligrosos. En cambio, utiliza pinturas respetuosas con el medio ambiente. Estas pinturas en base agua limpian el aire, absorbiendo de forma activa el formaldehído y otros contaminantes. Son resistentes al moho pudiendo eliminar hasta un 80% de los contaminantes tales como los COV y las micropartículas durante 8 años. Estas pinturas cumplen con los mejores requisitos de la clase A+ ofreciendo un beneficio directo a las personas viviendo y trabajando en aquellos espacios en los que se ha aplicado este producto.

4. Combustibles

Para estufas y equipos de calefacción una reducción muy importante de la contaminación del aire en los interiores en los que se encuentren puede lograrse pasando de combustibles sólidos tales como carbón o biomasas a combustibles o tecnologías energéticas más limpias y eficientes como el gas licuado de petróleo (LPG), el biogás, el gas de gasógeno o las energías eléctricas o solares. Utiliza un hervidor de agua eléctrico en vez de la estufa para calentar su agua para el té o el café.

Independientemente del tipo de combustible, cualquier estufa o equipo de calefacción debería ser lo más eficiente posible. Una instalación y un mantenimiento apropiado de los dispositivos puede ayudar a mejorar la calidad del aire gracias a una combustión mejor y un nivel de emisión más bajo.

5. Humedad

Un nivel de humedad saludable en los espacios interiores es el que se sitúa entre el 30% y el 50%. El aire demasiado húmedo crea las condiciones ideales para los ácaros de polvo y del moho. Mide los niveles de humedad y utiliza un deshumidificador para controlar la humedad en tu casa. Son los cuartos de baño, los sótanos y los dormitorios los que precisan tener una ventilación apropiada.

  • Abre la ventana o utiliza un ventilador de extracción cuando cocines, laves o te bañes.
  • En donde sea posible, utiliza sistemas de extracción y evacuación hacia el exterior en los equipos tales como secadoras de ropa.
  • Evita derrames para no dejar crecer el moho.  
  • Vacía las bandejas de goteo de su deshumidificador o de su aire acondicionado de aire de forma regular.  Limpia los humidificadores frecuentemente.
  • Arregla inmediatamente cualquier daño causado por inundación secando los materiales y los muebles afectados en 48 horas. El crecimiento del moho sobre materiales porosos (paneles de yeso, baldosas o maderas) tienen que reemplazarse.

6. Humo

Nuestras casas, oficinas y espacios públicos deberían ser zonas totalmente no fumadoras. El humo de cigarrillos contiene más de 4.000 agentes químicos y el tabaquismo pasivo conlleva problemas de respiración, asma, cáncer e incluso puede llegar a causar el síndrome de muerte súbita de niños (SIDS). Fumar puede causar cáncer, problemas respiratorios, ataques al corazón y derrames. Por lo tanto, no se debería fumar en los interiores, pide a los fumadores que se vayan a las zonas del exterior.

7. Ventilación

Las mejoras en los sistemas de ventilación es otra forma de enfrentarse a la concentración de contaminación de aire en los interiores. Incrementa el nivel de aire limpio exterior en tu casa abriendo ventanas y puertas y dejando funcionar ventiladores o sistemas de aire acondicionado instalados en las ventanas con el panel de control abierto. Los ventiladores de extracción pueden evacuar los contaminantes directamente fuera de los cuartos. La ventilación es muy importante para todas las actividades que se relacionan con contaminación como la pintura, el decapado de pintura, el cocinar, la soldadura regular o eléctrica y el lijado.

  • Abre las puertas y las ventanas cuando la temperatura y la humedad lo permitan pero recuerda que existen también alérgenos de su temporada en el exterior.
  • Asegúrate de que los filtros mecánicos estén en su sitio y estén correctamente mantenidos.
  • Los hornos quemando combustibles, chimeneas, calentadores, termos, extractores de aire y otros equipos tienen que estar instalados con salidas hacia el exterior alejados de las ventanas y de las tomas de aire de sistemas de calefacción y ventilación y los de aire acondicionado (HVAC).

8. Plantas

Las plantas pueden volver más saludables y más bonitos nuestros espacios interiores. Hasta cierto punto, las plantas en casa pueden ayudar a eliminar agentes tóxicos en el aire interior y absorber los COV gracias a la acción de sus hojas y raíces. Sin embargo, su tasa de eliminación es reducida, así que no esperes que las plantas domésticas actúen como filtros de aire de acción masiva en tu casa u oficina. La Hiedra inglesa o la sansevieria trifasciata tienen la habilidad de bloquear ciertos contaminantes. Pueden extraer el benceno, el formaldehído, el tricloroetileno, el xileno y el tolueno. Un lirio de paz o un crisantemo son también efectivos para eliminar el amoniaco. Recuerda que estas dos plantas tienen hojas tóxicas, por lo cual no son buenas para casas con niños. No le eche demasiada agua a las plantas para evitar que se cree moho.

¡Actúa ahora para beneficiarte de la reducción de contaminación de aire y un aire más limpio dentro de tus espacios interiores!

¿Necesitas asesoramiento?

Si deseas más información acerca de cualquiera de nuestros productos o servicios, puedes contactar con nuestros Asesores del departamento serviplus a través de los siguientes canales, y atenderemos amablemente tu solicitud: 

Icono línea 900

Puedes llamarnos a la Línea de Consulta Gratuita 900 35 25 35, en horario de lunes a viernes de 8.00 a 13.00.

Icono Email

Puedes escribirnos un correo eletrónico, y en menos de 24 horas daremos respuesta a tu consulta a la dirección desde la que nos escribas. 

Icono formulario contacto

Puedes rellenar nuestro Formulario de Contacto, con tus datos de contacto y tu consulta, y te atenderemos en menos de 24 horas.